Registrar
Acesso à informação
Prefeitura Municipal de Curitiba
Foto hist�rica de Curitiba

Historia

Curitiba nació indígena y portuguesa, en la primera planicie de Paraná, 934 metros arriba del nivel del mar. Su nombre significa pinar, en la lengua de los indios Guaraníes. Remite a la predominancia del pino-de-Paraná en su territorio.

El "registro de nacimiento" de Curitiba marca el día 29 de marzo de 1693, cuando fue creada la Cámara Municipal. Al final del siglo XVII, la cultura era de subsistencia y la actividad económica estaba basada en la minería.

El ciclo económico siguiente fue el de tropero: los conductores de ganado viajaban entre "Viamão", en Rio Grande do Sul, y la Feira de "Sorocaba", en São Paulo, de donde los animales eran llevados a Minas Gerais. Los troperos hacían invernadas en la mitad del camino, en los "campos de Curitiba", acampamentos que sólo eran desmontados después de pasar la estación fría. Aprovechaban el invierno para hacer sus negocios y elevaron a Curitiba a una condición importante de entrepuesto comercial.

Muchas otras marcas se deben al ciclo del tropero, que duró más de dos siglos: la yerba mate en la forma del mate (caliente, porque el tereré de los indios era con el agua fría), la utilización de los ponchos de lana, la carne asada, el fuego en el suelo que provocaba las ruedas de prosa y los "casos", el acento peculiar del – "leitE quentE" (pronunciación abierta de la E al final de las palabras) -, la abertura de los caminos y la formación de los pueblos.

Otros dos ciclos económicos fueron prácticamente paralelos en la historia de Curitiba: el de la yerba mate y el de la madera. Su expansión, al final del siglo XIX, motivó la construcción del Ferrocarril "Paranaguá-Curitiba", primer enlace de la capital de la Provincia de Paraná con el Litoral. Construida en cinco años (1880 - 1885), es una de las mayores obras de la ingeniería nacional, gracias a los hermanos Rebouças, los ingenieros Antonio y André. La construcción empleó enormemente la mano de obra de los inmigrantes, que llegaban en gran masa a mediados de los años de 1800.

Curitiba se benefició, al inicio del siglo XX, de la riqueza oriunda de la industria de la yerba mate. Sus propietarios, los "barones de la yerba mate", construyeron mansiones para su vivienda en la capital, en gran parte preservadas en dos conjuntos importantes, en los barrios "Batel" y "Alto da Glória".

El siguiente ciclo económico fue el monocultivo del café, que dio origen al surgimiento de diversas ciudades en el norte de la Provincia de Paraná, con reflejos evidentes en la economía de la capital.

Castigado por las intemperies, el café fue de a poco substituido por la soja, hasta su completa erradicación después de la helada negra en julio de 1975.

El cultivo mecanizado de la soja expulsó a los trabajadores del campo. Curitiba recibió a grandes contingentes de emigrantes. Necesitó tomar decisiones rápidas para evitar el caos urbano y anticiparse a las demandas futuras. Invirtió en la planificación urbana y en la gestión municipal centralizada en el hombre, o sea, en los 1.587.315 habitantes censados en el año 2000.

El ciclo del tropero duró más de dos siglos. Introdujo en Paraná los más diversos rasgos culturales y dejó como su marca principal el inconfundible "leitE quentE".

Endereço
Av. Cândido de Abreu, 817 - Centro Cívico
CEP: 80.530-908 • Fone: (41) 3350-8484