Registrar
Acesso à informação
Prefeitura Municipal de Curitiba
Cultura

Cultura para todos

La cultura siempre tuvo un papel de destaque en el desarrollo de Curitiba. Ella fue uno de los primeros sectores a dar visibilidad nacional a la ciudad, en la década de 1970, con acciones e iniciativas osadas, que en aquella época ya asignaban a la capital de Paraná la marca de la innovación también en esa área.

En 2003, Curitiba recibió el título de Capital Americana de la Cultura, otorgado por la Organización de los Estados Americanos (OEA). Fue resultado de una transformación iniciada a más de 30 años antes.

Esa transformación empezó en 1971, con la inauguración del Teatro do Paiol - un desactivado arsenal de munición del Ejército -, con el espectáculo de Toquinho, Vinícius y el Trío Mocotó. Por su escenario pasaron artistas locales de diversas tendencias, piezas de teatro experimental, Rita Lee iniciando su carrera como solista e incluso conferencias con el sindicalista Lula.

En enero de 1973 nacía, oficialmente, la Fundação Cultural de Curitiba (Fundación Cultural de Curitiba), con el objeto de promover la cultura y actuar como agente facilitador para la producción cultural de la ciudad.

Sus actividades son marcantes no sólo en las áreas más visibles de la ciudad. Las nueve administraciones regionales de los 75 barrios curitibanos promovieron, en 2004, cerca de mil eventos. El público ultrapasó de 230 mil entre niños, adultos y ancianos.

La Fundação Cultural de Curitiba dispone actualmente de una amplia infraestructura, formada por un cuerpo funcional especializado, 150 espacios culturales en 50 edificios distribuidos por toda la ciudad, estructuras diversificadas y equipadas de acuerdo a las exigencias y normas técnicas. La prioridad es la descentralización de la cultura. Para tal ella está presente en todos los barrios a través de los centros culturales, bibliotecas, museos, cines, teatros, salones de exposiciones, talleres, todos ellos equipados para atender a los artistas y a la comunidad.

La Fundación es también responsable por la preservación, conservación e investigación del acervo cultural de Curitiba. Su sede está en un edificio declarado propiedad del Patrimonio Histórico Estatal, el Palacete Wolf, de 1877, en el Largo da Ordem, en pleno Sector Histórico de Curitiba. En el patio de la Fundación está el Teatro do Piá, inaugurado en 1973. Es el primer espacio público del país para el teatro infantil de títeres.

El Sector Histórico es otra innovación de la política cultural de la ciudad. En los años de 1970, cuando todavía se comentaba sobre la preservación de los edificios de forma individual, Curitiba creó, por ley, la preservación de todo un sector histórico, una novedad que después pasó a ser utilizada en todo el Brasil.

ESPACIOS

Los espacios culturales de Curitiba son una atracción en sí. El Parque das Pedreiras (Parque de las Pedreras), por ejemplo, que abriga la Pedreira Paulo Leminski y el teatro Ópera de Arame, ya se tornaron puntos turísticos. La Pedreira Paulo Leminski es un local de grandes eventos, con capacidad para 30 mil personas, y pasó por su palco grandes nombres como el tenor español José Carreras, estrellas de la MPB (Música Popular Brasileña), Paul Mc Cartney y los "dinosaurios" del rock pesado.

La Ópera de Arame fue construida en un tiempo récord de 75 días para abrigar la primera edición del Festival de Teatro de Curitiba, en 1992. Su construcción en estructura metálica en forma de alambrado ya se tornó un marco arquitectónico en la ciudad y en el País.

La Pedreira como la Ópera se integra en un concepto urbanístico innovador. Eran lugares feos, canteras desactivadas, heridas producidas por el hombre en la naturaleza. Fueron corregidas y transformadas en lugares de belleza única.

El Teatro Guaíra, mantenido por el Gobierno Provincial, es uno de los mayores de América Latina y es una agenda obligatoria para los grandes estrenos nacionales. El Museo Oscar Niemeyer - también de la Provincia - es uno de los proyectos más impresionantes del genial arquitecto.

En el Sector Histórico, el Memorial de Curitiba es un local nuevo, moderno, fruto de un proyecto inspirado en el pino paranaense.

El Espacio Cultural Frans Krajcberg está situado en el Jardín Botánico, uno de los parques más famosos de Curitiba. Abriga 114 esculturas de gran porte y tres relieves tallados en cáscaras de árboles, los cuales están en proceso de donación al municipio. Es el primer lugar del mundo proyectado especialmente para abrigar obras del artista polonés naturalizado brasileño.

La Fundação Cultural de Curitiba es el mayor agente cultural de la ciudad. Por sus espacios pasó, en 2004, un público total de 1.735.564 personas, contando con los visitantes de los espacios y exposiciones - también las que participaron de los 1.240 eventos realizados. Los cursos regulares mantenidos por la Fundação Cultural, como hilandería, encuadernación, mangá, entre otros, graduaron en 2004 más de 1,5 mil alumnos.

El Complejo Cultural Solar do Barão, en el centro, abriga el Museu da Fotografia (Museo de la Fotografía), el Museu da Gravura (Museo del Grabado), el Museu do Cartaz (Museo del Cartel) y la Gibiteca (Biblioteca de historietas), además de salones de exposiciones, auditorio y talleres de cursos. La Gibiteca, inaugurada en 1982, es la pionera en el País y desarrolla exposiciones, concursos de cómics,y caricaturas, ferias y talleres de creación. Posee más de 10 mil afiliados y un acervo de 45 mil ejemplares.

El Museu do Cartaz, fundado en 1981, posee una colección de 10 mil carteles de temas diversos, con los trabajos de Brasil y de los países como Polonia, Japón, Italia y Argentina, entre otros.

El Museu da Gravura, también en el Solar, abriga exposiciones del acervo y de los artistas invitados, además de proporcionar cursos de grabado en metal, serigrafía, litografía y xilografía. Su acervo se compone desde el del paranaense Poty Lazzarotto a Picasso y Andy Warhol.

El Centro de Criatividade de Curitiba (Centro de Creatividad de Curitiba), en el barrio São Lourenço, fue fundado utilizándose la estructura original de una antigua fábrica de pegamento, está compuesta por cinco pabellones, con cerca de 2,5 mil metros cuadrados. Funciona como un verdadero laboratorio de creación, con talleres permanentes de artesanía, artes plásticas y música, abiertos a toda la población. Allí funcionan también el Teatro Cleon Jacques - espacio alternativo para las presentaciones de vanguardia -, la Biblioteca Augusto Stresser y la Casa Erbo Stenzel, con muestra permanente de esbozos de los trabajos del escultor que marcó el paisaje curitibano.

En el barrio Portão, el MuMA - Museo Metropolitano de Arte exhibe un acervo permanente de los artistas paranaenses y de Pancetti, Guignard, Di Cavalcanti, Djanira, Portinari, Mário Cravo, Burle Marx y de la catalana Isabel Pons. Una escultura de Tomie Ohtake se destaca en el patio del museo. Allí, también se localizan el Teatro Antonio Carlos Kraide, el Cinema Guarani (Cine Guaraní), la Biblioteca y el Clube de Xadrez (Club de Ajedrez).

Además del Cinema Guarani, la Fundación posee dos cines en el centro, el Cine Luz y la Cinemateca, que ofrecen programaciones de películas de arte a precios populares. A los domingos, hay el proyecto Cine a 1 Real, con las películas más populares y el pasaje más barato a (R$ 1) para posibilitar que todas las personas con vayan al cine. Además, la ciudad cuenta con el proyecto Cinema nos Bairros (Cine en los Barrios), creado para facilitar a sus habitantes el acceso a las producciones de video y cine, con exhibiciones gratuitas en los barrios. El proyecto tiene exhibiciones semanales en las escuelas, en las Ruas da Cidadania (Calles de la Ciudadanía), salones parroquiales o en las asociaciones y en los espacios de otras instituciones aparceras del proyecto. Hay presentaciones, para los niños, de cómo funcionan los proyectores y un pequeño análisis de cada película, para despertar el interés por el arte del cine. La programación también incluye películas de cineastas paranaenses, para valorizar la producción cultural de la Provincia local.

En el área de la música, Curitiba cuenta con un Conservatorio de Música Popular Brasileña, que mantiene grupos fijos como las orquestas À Base de Sopro (Con instrumentos de Viento)y À Base de Corda (Con instrumentos de Cuerda), además de los vocales Brasileirão y Brasileirinho. La ciudad también tiene la Camerata Antiqua de Curitiba, la más importante del País en el área de la música antigua. La Fundação Cultural de Curitiba promueve, desde 1982, el mayor Taller de Música de América Latina, con una duración de 20 días y con una media de 2 mil alumnos y público de 21 mil personas presentes en más de 100 conciertos.

Curitiba también valoriza sus parques con actividades culturales que homenajean sus etnias. El Parque Tingüi abriga el Memorial Ucraniano, con un portal y una réplica de la antigua capilla de San Miguel, de la Serra do Tigre, municipio de Mallet (PR), con su cúpula dorada, construida en madera, en estilo bizantino, donde hay una exposición permanente de pêssankas (huevos pintados a mano), íconos y bordados.

El Memorial de la Inmigración Polonesa, más conocido como el "Bosque do Papa" (El Bosque del Papa), ofrece al visitante, además del área verde que le brinda un hermoso paseo, el contacto con las tradiciones de los inmigrantes poloneses - su arte, sus creencias, sus hábitos. Durante el año, son realizados eventos por la Fundação Cultural de Curitiba juntamente con la comunidad polonesa. La primera de las casas tradicionales polonesas que adornan el bosque fue bendecida por el Papa Juan Pablo II cuando estuvo en esta ciudad, en 1980.

Es de este modo que la cultura se extiende por Curitiba, en los espacios que fueron incorporados por sus habitantes y preservados no apenas como locales para eventos, sino transformados en acervos culturales de la ciudad.

Endereço
Av. Cândido de Abreu, 817 - Centro Cívico
CEP: 80.530-908 • Fone: (41) 3350-8484